Archivo de la etiqueta: taller con coche de sustitucion

4 sistemas de seguridad activa del coche

Aunque hoy en día existan un gran número de sistemas de seguridad en el vehículo, tanto activos como pasivos, en ocasiones tendremos que llevar el coche al taller para que le hagan una revisión en profundidad o tras un accidente, por ejemplo. En estos momentos es cuando se debe buscar un taller con coche de sustitución para poder seguir desplazándonos sin ningún problema.

Sistemas de seguridad activa de tu coche

En este artículo queremos hablamos de los sistemas de seguridad que suelen tener los coches más actuales, como por ejemplo el antibloqueo de frenos (ABS). Este sistema detecta cuándo se está realizando una frenada de emergencia, hace los cálculos para aplicar la máxima potencia de frenado posible y detener el vehículo cuanto antes.
El control de estabilidad (ESP) busca mantener al coche con la trayectoria correcta, intentando siempre hacerlo en el conjunto de las cuatro ruedas. Esto lo hace gracias a tres sensores diferentes, el de ángulo de dirección, ángulo de giro y aceleración transversal y velocidad de giro en cada rueda.
La dirección asistida es uno de los sistemas de seguridad activos más conocidos que hay actualmente y que prácticamente lo tienen todos los coches hoy en día. Brinda una gran comodidad a la hora de conducir porque el giro del volante es muy fácil de hacer, especialmente cuando el coche está detenido.
Para finalizar, no podemos olvidarnos del control de tracción (TCS). Se trata de un sistema de seguridad que hace que las ruedas motrices estén siempre en contacto con el firme sin que patinen. Este sistema es ideal cuando se quiere poner en marcha el vehículo y éste está en una pendiente deslizante o se circule por una pendiente con gravilla o muy mojada, por ejemplo.
¿Conocías la importancia de estos sistemas de seguridad activos de tu vehículo?

Leer más

Mantenimiento, la clave para que nuestro coche dure más

A pesar de que actualmente siempre tenemos a nuestra disposición un buen taller con coche de sustitución, nunca está de más que nos molestemos en proporcionarle el mejor mantenimiento a nuestro coche para que nos dure más tiempo.

¿A qué partes hay que hacerles un mantenimiento?

Debido a que las ruedas son el único punto de contacto entre el coche y la carretera, éstas deben estar siempre en las mejores condiciones. Nunca hay que circular con menos de 1,6 milímetros de dibujo, esto puede suponer un importante riesgo.
Asimismo, hay que revisar los amortiguadores, rótulas, eje, que no haya holgura en el volante y frenos. En definitiva, todo lo que tenga que ver con esta parte del coche porque no solo buscamos que el vehículo nos dure más tiempo sino que nos proporcione la máxima seguridad en carretera.
También deben revisarse todos los filtros del coche. Cuando un filtro está sucio, no cumplirá correctamente su labor y puede producirse una avería. En este caso, no pueden dejar de ser revisados los filtros de aceite, aire, combustible y aquellos que estén conectados con el interior del vehículo.
El aceite del coche es indispensable para que todos los elementos del motor funcionen correctamente al estar lubricados. Siempre hay que mirar con la varilla cuánto aceite tenemos. Si es viejo, tiene muchos kilómetros o si está por debajo del nivel lo mejor es cambiarlo.
No se recomienda echar más aceite, solo si es de la misma marca y modelo, pero nunca de otra firma porque puede alterar sus propiedades. Lo más aconsejable es vaciarlo y poner otro aceite nuevo.
El sistema de iluminación del vehículo también es indispensable, sin ello en buen estado, además de poder ser sancionados con una multa, podemos tener un accidente. Hay que mantener en el mejor estado posible tanto faros como intermitentes, luces de freno, marcha atrás, antiniebla e incluso todo el cuadro del interior del vehículo.

Leer más

Cómo conducir en invierno

Aunque aún no hayamos estrenado esta estación del año, es importante ser precavidos y recordar que durante la temporada de invierno suele haber más accidentes en la carretera y muchos coches acaban en un taller con coche de sustitución. Para reducir los accidentes en invierno es importante saber qué debe tenerse en cuenta para evitarlos.

Antes de usar el coche

Lo primero de todo, se debe tener en cuenta colocar neumáticos de invierno, sobre todo si se vive en una zona donde las temperaturas bajan más de siete grados centígrados. La razón es que los neumáticos normales pierden parte de sus propiedades a esta temperatura o inferior.
Es recomendable que antes de comenzar un viaje, se revise bien el vehículo, especialmente el sistema de refrigeración, aceite, líquido de la dirección, frenos, dirección, alumbrado, escobillas y el sistema eléctrico. También hay que utilizar el cinturón de seguridad para poder ir más protegidos en caso de accidente.

Consejos de conducción para el invierno

Hay que adaptar la velocidad a las condiciones climatológicas que haya en el momento de conducir para hacerlo de la forma más segura posible. Los cambios de dirección deben hacerse suavemente porque si se hace de una manera brusca es posible que perdamos el control.
En caso de que haya que hacerlo ante la inminencia de un accidente y el vehículo comience a hacer subvirajes, es necesario mantener la calma y actuar con toda la tranquilidad posible, realizando movimientos armónicos de un lado hacia otro hasta recuperar la dirección. Lo que no se recomienda es frenar pisando a fondo, independientemente de la dirección que tenga el volante, porque se puede acabar dando vueltas de campana.
Para finalizar, hay que mantener siempre la distancia de seguridad para que en caso de que tengamos que frenar, al coche le dé tiempo a hacerlo sin que exista peligro alguno. Recuerda, cuanto peor sea la visibilidad mayor debe ser la distancia que se mantenga entre nosotros y el coche que circula por delante.

Leer más

Seguros y coches de sustitución

Todos sabemos que los coches suelen tener averías y que en alguna ocasión podemos tener accidentes. A ello hay que sumarle las revisiones de mantenimiento obligatorias, lo que puede hacer que si el propietario de un vehículo solo tiene ese medio de transporte, necesite otra forma de moverse. Por ello, es muy importante que al contratar un seguro, nos aseguremos de que tiene una póliza que ofrezca un taller con coche de sustitución.

Hay que decir que hoy en día existen bastantes compañías aseguradoras que dentro de las coberturas que ofrecen se encuentra el taller con coche de sustitución. Esto proporciona la máxima tranquilidad al propietario del vehículo, porque podrá seguir realizando sus desplazamientos diarios por trabajo sin ninguna clase de problema.

A pesar de ello, no todas las compañías incluyen este servicio para todos sus clientes, aunque lo tengan dentro de su cartera de productos. Las compañías aseguradoras suelen valorar muchos aspectos en este caso.

Entre ellos se encuentra no solo el perfil del conductor sino también el uso que hace del coche, si hace trayectos largos, si suele circular por vías peligrosas, los accidentes de coche que haya tenido antes o el tiempo que hace que tiene el carnet de conducir entre otros.

Dependiendo de la compañía de seguros, puede ofrecerse o bien un coche de sustitución o una indemnización debido a que el vehículo se encuentre inmovilizado en el taller a causa de una reparación.

Otro aspecto que hay que tener muy en cuenta es que, el seguro que se contrate no solo debe tener la póliza de coche de sustitución. Hay que fijarse porque algunas compañías solamente proporcionan este servicio en caso de que el vehículo del propietario esté accidentado y requiera de una reparación.

Por eso es importante fijarse en la letra pequeña del seguro o preguntar directamente al agente para que no nos quedemos sin esta cobertura.

Leer más

Los beneficios de aparcar tu coche en el garaje

Si no queremos que nuestro coche tenga que pasar por un taller con coche de sustitución, lo mejor es cuidar de él en todo momento, sobre todo en lo referente a la pintura.
¿Aparcar en la calle o en el garaje? Esa es una de las grandes preguntas pero con una respuesta muy fácil. En caso de que sea para algo puntual, y si el sitio no se encuentra cerca de una obra, por ejemplo, no importa demasiado aparcarlo.
Pero no es una buena idea dejar el coche aparcado en la calle todos los días. Hay diferentes razones que están relacionadas con la pintura que nos llevarían a tener que llevar el coche tarde o temprano a un taller para que lo vuelvan a pintar.
Dejar el coche aparcado en el garaje evitará que la pintura sufra las consecuencias. Por ejemplo, el sol no es un buen aliado de la pintura, especialmente si se deja el coche aparcado en una zona donde no haya sombra, apenas corra el viento y el sol pegue de lleno.
Aunque las pinturas de los coches están hechas para durar, la acción repetida del sol sobre ellas, hacen que éstas se tiendan a desgastarse más rápido, estropeando su aspecto.
Los coches que están aparcados en la calle también se ven expuestos a los efectos de los excrementos de las aves. Éstos contienen partes de ácido clorhídrico, lo que afecta al deterioro de la pintura, pudiendo dejar un cerco si no se retiran cuanto antes. Lo mismo sucede con cualquier resto orgánico como pueden ser hojas de árboles.
Colillas de cigarro, actos vandálicos, choques fortuitos al aparcar por otros conductores o cualquier otro accidente puede suceder y afectar a la pintura.
Lo mejor de aparcarlo en un garaje no solo es evitar todos estos aspectos sino que podría reducírsenos el precio del seguro. Cuando vamos a suscribir el seguro de un coche, nos preguntarán si éste duerme en la calle o en el garaje.
Tenerlo aparcado en garaje reduce notablemente las posibilidades de sufrir un percance que pueda afectar a la pintura. Si es así, el precio de la póliza podría llegar a bajar unos cuantos euros. ¿Lo sabías?

Leer más

Sistemas de seguridad para niños

Al igual que cuando tenemos un accidente o llevamos el vehículo a realizar una revisión a un taller con coche de sustitución, también hay que tener en cuenta muchos otros aspectos en nuestro vehículo, como por ejemplo llevar una presión correcta de las ruedas, contar con los chalecos y triángulos obligatorios o si se tienen hijos tener un buen sistema de seguridad para protegerles, entre otros detalles.
En este caso nos vamos a quedar con ese apartado de la seguridad infantil a bordo de un coche, algo que hay que tener muy presente si se tienen niños.

La importancia de los sistemas de seguridad infantiles en el coche

Los niños son las personas más débiles que pueden ir en un coche, por ello, hay que extremar las medidas de seguridad para que si se produce un accidente, el pequeño esté completamente seguro.

Si por causa de fuerza mayor el niño tiene que ir con la sillita delante, es recomendable desactivar el airbag de ese lado porque podría afectar negativamente a la estabilidad de la silla en caso de accidente frontal, aunque lo más recomendable es colocar la sillita en la parte trasera.

Los cinturones de seguridad son uno de los sistemas de seguridad que deben tener todos los coches, incluso en los asientos traseros. Son uno de los seguros de vida en caso de un accidente frontal porque impiden que salgan disparados hacia el parabrisas delantero o contra el asiento.

Si hay una medida o sistema de seguridad para niños que no debe faltar en un coche es el ISOFIX, un sistema de sujeción entre las sillas de seguridad infantiles y los asientos de los vehículos. Los asientos infantiles de calidad cuentan con varios anclajes que se enganchan en unos conectores que se encuentran ubicados en el asiento del coche, entre el respaldo y el propio asiento.

Esta medida es una de las más aclamadas actualmente dado que proporciona la máxima seguridad tanto para el niño o niña como para el resto de ocupantes dado que ni el pequeño ni la sillita saldrán proyectados hacia adelante en caso de un accidente.

Leer más