Archivo de la etiqueta: taller con coche de sustitucion

Seguros y coches de sustitución

Todos sabemos que los coches suelen tener averías y que en alguna ocasión podemos tener accidentes. A ello hay que sumarle las revisiones de mantenimiento obligatorias, lo que puede hacer que si el propietario de un vehículo solo tiene ese medio de transporte, necesite otra forma de moverse. Por ello, es muy importante que al contratar un seguro, nos aseguremos de que tiene una póliza que ofrezca un taller con coche de sustitución.

Hay que decir que hoy en día existen bastantes compañías aseguradoras que dentro de las coberturas que ofrecen se encuentra el taller con coche de sustitución. Esto proporciona la máxima tranquilidad al propietario del vehículo, porque podrá seguir realizando sus desplazamientos diarios por trabajo sin ninguna clase de problema.

A pesar de ello, no todas las compañías incluyen este servicio para todos sus clientes, aunque lo tengan dentro de su cartera de productos. Las compañías aseguradoras suelen valorar muchos aspectos en este caso.

Entre ellos se encuentra no solo el perfil del conductor sino también el uso que hace del coche, si hace trayectos largos, si suele circular por vías peligrosas, los accidentes de coche que haya tenido antes o el tiempo que hace que tiene el carnet de conducir entre otros.

Dependiendo de la compañía de seguros, puede ofrecerse o bien un coche de sustitución o una indemnización debido a que el vehículo se encuentre inmovilizado en el taller a causa de una reparación.

Otro aspecto que hay que tener muy en cuenta es que, el seguro que se contrate no solo debe tener la póliza de coche de sustitución. Hay que fijarse porque algunas compañías solamente proporcionan este servicio en caso de que el vehículo del propietario esté accidentado y requiera de una reparación.

Por eso es importante fijarse en la letra pequeña del seguro o preguntar directamente al agente para que no nos quedemos sin esta cobertura.

Leer más

Los beneficios de aparcar tu coche en el garaje

Si no queremos que nuestro coche tenga que pasar por un taller con coche de sustitución, lo mejor es cuidar de él en todo momento, sobre todo en lo referente a la pintura.
¿Aparcar en la calle o en el garaje? Esa es una de las grandes preguntas pero con una respuesta muy fácil. En caso de que sea para algo puntual, y si el sitio no se encuentra cerca de una obra, por ejemplo, no importa demasiado aparcarlo.
Pero no es una buena idea dejar el coche aparcado en la calle todos los días. Hay diferentes razones que están relacionadas con la pintura que nos llevarían a tener que llevar el coche tarde o temprano a un taller para que lo vuelvan a pintar.
Dejar el coche aparcado en el garaje evitará que la pintura sufra las consecuencias. Por ejemplo, el sol no es un buen aliado de la pintura, especialmente si se deja el coche aparcado en una zona donde no haya sombra, apenas corra el viento y el sol pegue de lleno.
Aunque las pinturas de los coches están hechas para durar, la acción repetida del sol sobre ellas, hacen que éstas se tiendan a desgastarse más rápido, estropeando su aspecto.
Los coches que están aparcados en la calle también se ven expuestos a los efectos de los excrementos de las aves. Éstos contienen partes de ácido clorhídrico, lo que afecta al deterioro de la pintura, pudiendo dejar un cerco si no se retiran cuanto antes. Lo mismo sucede con cualquier resto orgánico como pueden ser hojas de árboles.
Colillas de cigarro, actos vandálicos, choques fortuitos al aparcar por otros conductores o cualquier otro accidente puede suceder y afectar a la pintura.
Lo mejor de aparcarlo en un garaje no solo es evitar todos estos aspectos sino que podría reducírsenos el precio del seguro. Cuando vamos a suscribir el seguro de un coche, nos preguntarán si éste duerme en la calle o en el garaje.
Tenerlo aparcado en garaje reduce notablemente las posibilidades de sufrir un percance que pueda afectar a la pintura. Si es así, el precio de la póliza podría llegar a bajar unos cuantos euros. ¿Lo sabías?

Leer más

Sistemas de seguridad para niños

Al igual que cuando tenemos un accidente o llevamos el vehículo a realizar una revisión a un taller con coche de sustitución, también hay que tener en cuenta muchos otros aspectos en nuestro vehículo, como por ejemplo llevar una presión correcta de las ruedas, contar con los chalecos y triángulos obligatorios o si se tienen hijos tener un buen sistema de seguridad para protegerles, entre otros detalles.
En este caso nos vamos a quedar con ese apartado de la seguridad infantil a bordo de un coche, algo que hay que tener muy presente si se tienen niños.

La importancia de los sistemas de seguridad infantiles en el coche

Los niños son las personas más débiles que pueden ir en un coche, por ello, hay que extremar las medidas de seguridad para que si se produce un accidente, el pequeño esté completamente seguro.

Si por causa de fuerza mayor el niño tiene que ir con la sillita delante, es recomendable desactivar el airbag de ese lado porque podría afectar negativamente a la estabilidad de la silla en caso de accidente frontal, aunque lo más recomendable es colocar la sillita en la parte trasera.

Los cinturones de seguridad son uno de los sistemas de seguridad que deben tener todos los coches, incluso en los asientos traseros. Son uno de los seguros de vida en caso de un accidente frontal porque impiden que salgan disparados hacia el parabrisas delantero o contra el asiento.

Si hay una medida o sistema de seguridad para niños que no debe faltar en un coche es el ISOFIX, un sistema de sujeción entre las sillas de seguridad infantiles y los asientos de los vehículos. Los asientos infantiles de calidad cuentan con varios anclajes que se enganchan en unos conectores que se encuentran ubicados en el asiento del coche, entre el respaldo y el propio asiento.

Esta medida es una de las más aclamadas actualmente dado que proporciona la máxima seguridad tanto para el niño o niña como para el resto de ocupantes dado que ni el pequeño ni la sillita saldrán proyectados hacia adelante en caso de un accidente.

Leer más