Archivo de la etiqueta: taller coche sustitución

Las obligaciones del taller

Cuando tenemos que dejar nuestro coche en el taller por unos días, siempre procuramos buscar un taller con coche de sustitución; de esta forma no nos quedaremos sin coche y gracias a esta cortesía podremos desplazarnos como en nuestro día a día.

Aunque no es una obligación por su parte, este es un detalle que tienen los mejores talleres mecánicos, donde el coche de cortesía es un valor añadido a tener en cuenta. Si hablamos de obligaciones… ¿conocemos las que debe tener un taller con el cliente? Si no las conoces, te invitamos a que continúes leyendo porque te las vamos a decir.

Obligaciones que debe tener el taller con el cliente

Una de ellas, y quizá la más importante, es que si el cliente no ha aprobado el presupuesto, el taller no debe tocar el coche; debe devolverlo tal cual fue entregado. En caso de que lo apruebe, el taller debe utilizar piezas nuevas, a excepción de que el cliente acepte la instalación de piezas propias o usadas, algo que debe hacer por escrito.

Si durante la revisión o reparación el mecánico detecta otro fallo, debe informar al cliente, no debe reparar la avería sin su conocimiento. Además, no se cambiarán piezas que se consideren innecesarias para la reparación del vehículo.

No hay que cambiar nada que no aparezca en el presupuesto aprobado por el cliente. Además, en el presupuesto debe estar todo desglosado, tanto averías encontrada como reparaciones a realizar, precios de mano de obra y piezas, etc.

El taller está obligado a entregar un resguardo de depósito por el vehículo. En éste, deben aparecer todos los datos relacionados tanto con el vehículo como con la reparación.

El taller debe dar al cliente una factura en papel con todas las operaciones realizadas completamente desglosadas. Además, debe ofrecer al cliente una garantía, la cual es de 3 meses o hasta los 2.000 kilómetros.

¿Conocías estas obligaciones por parte del taller?

Leer más

Cómo se realiza un control de alcoholemia

La prevención es uno de los mejores métodos para evitar tener un accidente y en el mejor de los casos solicitar una cita con un taller con coche de sustitución después de haber sufrido un golpe. Los controles de alcoholemia son más que nada para evitar que los conductores vayan con más alcohol en sangre que lo permitido y pueda producirse un accidente.

¿Sabemos cómo funciona un control de alcoholemia?

Lo primero que se hace es señalizarlo correctamente con una zona de aviso y balizas para que se pueda reducir la velocidad unos 100 o 200 metros antes de donde se haga el control. Un agente nos dirá dónde debemos detener el coche para someternos a las pruebas.
El agente nos explicará que se trata de un control de alcoholemia rutinario y nos proporcionará una boquilla por la que habrá que soplar en el etilómetro de muestreo.

Si en la prueba no hay rastros de alcohol o la tasa es inferior al máximo permitido, podremos irnos. Si es superior al máximo permitido, la prueba debe repetirse en la furgoneta. En ella se hará una segunda prueba con un etilómetro evidencial, el cual tiene una mayor precisión. Entre una prueba y otra deben pasar al menos unos 10 minutos.

Si la tasa es inferior a la permitida podremos irnos, si es superior, el agente realizará la denuncia. El conductor sancionado no podrá continuar su marcha y el coche quedará inmovilizado hasta que el conductor reduzca su nivel de alcoholemia o que un familiar o amigo que no esté bajo los efectos del alcohol pueda hacerse cargo del coche.

En caso de que el conductor estuviese de acuerdo y aceptase el resultado tendrá que solicitar ir al hospital donde se realizará una prueba de alcoholemia mediante análisis de sangre, orina u otros métodos. Si el análisis resulta positivo el conductor tendrá que pagar el importe de estas pruebas.

Dependiendo del nivel de alcohol en sangre se pueden imponer diferentes sanciones que van desde una multa económica hasta la retirada de puntos del carnet o ambas.

Leer más