Archivo de la etiqueta: coche de sustitucion

¿Cuándo se recomienda la revisión a un coche?

Muchas personas utilizan su coche para trabajar y tener que dejarlo en un taller para hacer la revisión puede ser un contratiempo para ellas. Sabiendo que las revisiones del vehículo son obligatorias, la solución es buscar un taller con coche de sustitución que permita seguir moviéndose mientras el coche se encuentra siendo revisado.

La importancia de llevar el coche a sus revisiones

Es necesario respetar al máximo llevar al coche a que se le realice una revisión periódica, normalmente siguiendo los consejos del fabricante. Con ello no solo conseguiremos optimizar al máximo su rendimiento sino también su vida útil.

Normalmente son los automóviles más jóvenes (alrededor de 5 años) los que más suelen ir a los servicios técnicos de su marca. La razón es que son los que más kilómetros suelen recorrer, además de que las pólizas cuentan con mejores cobertura o incluso suelen estar en garantía. Recordemos que en el mercado hay coches hasta con 7 años de garantía. En esta clase de vehículos jóvenes, la media de visitas al taller suele ser de más de 2 veces al año.

El error que se comete es algo que podría considerarse como una tendencia. Es decir, cuando el coche ya no está en garantía, muchos conductores espacian mucho la visita al taller y la dejan solamente cuando se ven obligados a hacer reparaciones obligatorias que les permitan continuar circulando. Como por ejemplo cuando no pasan la ITV por un pequeño problema mecánico, por ejemplo.

De esta forma, cuando un coche llega a cumplir 15 años, las visitas al taller suelen ser muy espaciadas y pasan de ser una o dos al año , a ser tan solo una cada dos años (de media, aunque se dan casos de más tiempo).

Debemos tener muy presente que el mantenimiento y las revisiones periódicas son fundamentales y que no hay que tomarlas como un gasto sino como una inversión en seguridad.

Leer más

¿Cuándo cambiar las pastillas de freno?

Circular en un coche sin frenos o con ellos desgastados o en mal estado es un riesgo que no hay que asumir en ningún momento. Lo mejor es buscar un taller con coche de sustitución y dejar el nuestro para que los mecánicos cambien las pastillas de freno o todo el sistema si fuese necesario.

Hay que tener en cuenta que tanto los discos como las pastillas de freno no son eternos y aunque tienen una larga vida operativa, llegará un momento en el que tendremos que cambiarlos. El desgaste o la forma de conducir son aspectos que pueden acelerar nuestra visita al taller.

Señales del coche que nos indican que debemos cambiar las pastillas de freno

Es importante fijarse en la señal luminosa del salpicadero. Los coches más modernos cuentan con sensores que nos indicarán si la pastilla de freno está desgastada y hay que cambiarla. En caso de que el coche no cuente con este sistema, quien deberá avisarnos es el mecánico, pero para ello hay que llevar a cabo inspecciones de forma frecuente. De esta forma no solo nos aseguraremos del estado de los frenos sino también de otros componentes importantes del vehículo.

Comprobar el espesor de las pastillas durante la inspección es indispensable. Normalmente, una pastilla de freno tiene un espesor de aproximadamente unos 15 milímetros y cuando éste se ve reducido a tan solo 2 o 3 milímetros hay que cambiar la pastilla de manera inmediata.

Es nuestra responsabilidad como conductores revisar cómo es el espesor de las pastillas de freno de nuestro vehículo, sobre todo teniendo en cuenta que las delanteras se desgastan más rápido que las traseras.

Para finalizar, no podemos olvidarnos de los avisos que nos da nuestro coche. Si cuando frenamos escuchamos un sonido metálico, el ferodo de las pastillas de freno se ha desgastado y tendremos que cambiarlas. En caso de seguir circulando, no solo podemos enfrentarnos a un posible daño de importancia en el sistema de frenos sino también a un accidente.

Leer más