coche

Operaciones de mantenimiento rápido

Nuestros automóviles, como prácticamente cualquier máquina, necesitan una serie de operaciones de mantenimiento periódico, que nos aseguren su buen funcionamiento. Podemos acudir para ello, a un taller con coche de sustitución, donde esas tareas de mantenimiento se van a realizar de manera correcta.

Operaciones rápidas y básicas de mantenimiento

Nivel del aceite

Dado que la función principal del aceite del automóvil es la evitar que se produzca un excesivo desgaste de las piezas, la importancia de mantener el nivel en estado óptimo va a ser esencial. Se suelen cambiar, por otra parte, el aceite y el filtro correspondiente cada 10.000-20.000 km, en función del modelo de automóvil y su marca.

Nivel del líquido refrigerante

Se trata de otro elemento importante a revisar, ya que de su buen estado va a depender la buena salud de todo el motor del automóvil. Un error común es llevar a cabo su revisión solamente durante los meses de invierno. Debemos tener en cuenta, que el líquido refrigerante, tal como su nombre indica, no solamente tiene propiedades anticongelantes, sino que impedirán el sobrecalentamiento del motor en cualquier época del año.

Faros y parabrisas delanteros

Mantener la limpieza adecuada de estos elementos tendrá una repercusión muy positiva en la conducción. Revisar periódicamente las escobillas de los limpiaparabrisas, y sustituirlos si fuera el caso, evitará no solo que no disfrutemos de una buena visibilidad, sino también que el cristal pueda sufrir rayadas.

Revisión del líquido de frenos

Se recomienda revisar dicho nivel cada dos años, según la mayoría de los fabricantes. Siendo lo más apropiado realizarlo de manera anual. La importancia del buen funcionamiento de los frenos del vehículo es capital para garantizar la adecuada seguridad vial.

Estado del tensado de las correas

Una importante cuestión es la relacionada con la denominada correa de distribución. Cuando un vehículo tiene más de 120.000 km empieza a ser conveniente el consultar si es ya necesaria su sustitución. La rotura de este elemento puede suponer un daño gravísimo para el vehículo, con un coste muy elevado de reparación.

Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *