conducir-vehiculo

Qué es la correa de distribución y cuál es su función

Todos los coches, ya sean diésel o gasolina, con toda probabilidad tendrán en su motor una correa de distribución. Este elemento se va desgastando y debe ser sustituido en un plazo estipulado para que el motor del vehículo no sufra una avería importante, por lo que deberás llevarlo a un taller con coche de sustitución. Pero, ¿cada cuánto tiempo se debe cambiar la correa de distribución? ¡Te lo contamos a continuación!

Lo que debes saber sobre la correa de distribución

Este sencillo componente se encarga de que todas las piezas del motor funcionen correctamente sincronizadas. Por lo tanto, es un elemento indispensable para el óptimo funcionamiento de cualquier motor de combustión. Esta correa conecta el cigüeñal del motor con los árboles de levas, regulando así la apertura y cierre de las válvulas de escape y admisión.

Tipos de correa de distribución

Existen tres tipos de distribución:

  • Distribución por engranaje: es el menos utilizado a pesar de que no requiere de ningún mantenimiento.
  • Distribución por cadena: no será necesario realizar ninguna sustitución, pero para tu tranquilidad puedes cambiarla a partir de los 350.000 km.
  • Distribución por correa dentada: es el más común, pero requiere de mantenimiento para evitar su rotura o averías más considerables.

¿Cada cuántos kilómetros hay que cambiar la correa de distribución?

Con el paso del tiempo, la correa de distribución se irá desgastando inevitablemente, sobre todo, si es una correa dentada. Y es que gira a una velocidad muy alta y está sometida a un continuo rozamiento, así como a altas temperaturas.

Lo normal es que las correas de distribución se cambien entre los 90.000 y los 120.000 km, pero dependerá del intervalo de mantenimiento de cada correa de distribución, que será distinto incluso entre motores del mismo modelo.

Aunque no se alcance el límite de kilómetros, te recomendamos que sustituyas la correa de distribución a los 10 años de uso. Y si tienes dudas, recuerda acudir a un taller especializado para que te informen al respecto.

Síntomas correa de distribución gastada

Si el tubo de escape expulsa demasiado humo, el kilometraje del coche es excesivo, le cuesta arrancar, el motor vibra o el vehículo tiembla durante la conducción, son síntomas de una correa de distribución gastada. Acude a un taller mecánico para realizar el cambio antes de que se rompa.

Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *