persona conduciendo

Consejos para conducir con condiciones meteorológicas adversas

El mal tiempo no solo es propio del invierno, así que lo más seguro es que conozcas unas recomendaciones para conducir de forma segura con condiciones climáticas adversas para evitar accidentes que pongan en riesgo tu salud y la de la gente que te rodea, así como la integridad del vehículo, que en la mayoría de casos requiere una visita a un taller con coche de sustitución.

Lo primero a tener en cuenta, es que la conducción requiere una capacidad de adaptación constante, la cual se incrementa todavía más cuando intervienen factores que obstaculizan la circulación, como el viento, el hielo, la lluvia o la nieve. ¡Descubre los siguientes consejos para conducir en condiciones adversas!

Recomendaciones para conducir con mal tiempo

 

El primer consejo, sobre todo si vas a salir de vacaciones, es poner a punto tu vehículo: neumáticos, amortiguadores, frenos, bujías, batería, limpiaparabrisas…, han de ser revisados a conciencia. De este modo, aunque las inclemencias meteorológicas escapen a nuestro control, al menos aseguraremos el buen estado del automóvil.

También es importante disponer de un ambiente idóneo dentro del vehículo, como una correcta climatización y alumbrado para que el conductor se sienta cómodo. De este modo, evitaremos cualquier distracción y podrás focalizar toda tu atención en la conducción.

Para conducir haciendo frente a circunstancias desfavorables, lo ideal es que pongas en práctica cuatro consejos fundamentales para evitar accidentes:

  1. Aumenta la distancia de seguridad con otros vehículos.
  2. Reduce la velocidad y circula con marchas cortas.
  3. Realiza más paradas para descansar.
  4. Extrema el cuidado al adelantar o al realizar otras maniobras.

Además, procura llevar el depósito lleno cuando salgas de viaje, y si vas a circular por lugares fríos, lleva cadenas por si fueran necesarias y utiliza neumáticos con una mayor adherencia. Evita también las frenadas bruscas.

En caso de viajar en moto, la equipación cobra especial relevancia, sobre todo en invierno. Debes optar por una indumentaria que te proteja, pero que permita la movilidad, por lo que la ropa térmica transpirable será una gran aliada para conservar la temperatura corporal.

Según el trayecto previsto y la temperatura que haga, también conviene optar por un forro polar, una chaqueta para motoristas con protección lumbar especial, unos guantes y unas botas aislantes. Así, mantendrás la temperatura de las extremidades sin prescindir de la sensibilidad para conducir.

Por último, consulta las condiciones meteorológicas antes de viajar en la ruta a recorrer, especialmente si vas a realizar un viaje largo o un itinerario difícil. Y no olvides contratar un seguro de auto o moto con las mejores coberturas.

Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *