Lo que pasa por ir con neumáticos en mal estado

Acabar con el vehículo en un taller con coche de sustitución nunca tiene por qué deberse a la desidia del conductor, como por ejemplo por no haber cambiado los neumáticos y haber dejado que estos han acabado desgastándose demasiado y no tengan dibujo, lo que trae consigo problemas muy serios.

¿Qué puede pasar por ir con neumáticos en mal estado?

Lo primero de todo es que nos arriesgamos a sufrir un accidente porque los neumáticos, que hay que recordar que es la única parte del coche que está en contacto con el pavimento, no cumple con ciertos requisitos para proporcionar una rodadura cómoda y sobre todo segura.

Por ejemplo, si se circula con neumáticos demasiado gastados, el riesgo de sufrir un pinchazo aumenta y eso es algo que no nos gustaría y mucho menos si vamos a 120Km/h en una autopista. Algo peor es que el neumático reviente, con la consiguiente pérdida de control si se va a demasiada velocidad, lo que supone un riesgo tanto para nosotros como para nuestros acompañantes y para el resto de los conductores y peatones.

Todos sabemos que, en las curvas, especialmente las que son un poco más cerradas, suele deformarse a raíz de velocidad, peso, inercia y otros factores. Que la presión interior de la rueda, unido a estos factores, puede hacer que se desllante la rueda, es algo a tener muy en cuenta. Pérdida de control del coche, vuelco… nada bueno.

También puede suceder que se desprenda la “médula espinal del neumático” es decir, la banda de rodadura. Poneos en el peor de los casos y pensad en lo que puede pasar si vais a la máxima velocidad legal por una autopista.

Sin llegar a esos extremos de accidentes, circular con unos neumáticos en mal estado pueden hacer que los baches se noten mucho más, haya menos tracción y adherencia al pavimento, especialmente cuando está mojado, aumente el consumo del vehículo, aumento de la distancia de frenado… ¿te vas a arriesgar?

Leer más

Los accidentes en coche más comunes

Nunca está de más contar con un taller con coche de sustitución por lo que pudiera pasar en nuestro día a día con el coche, sobre todo si dependemos de él para ir a trabajar o incluso para trabajar, que la cosa entonces se complicaría más.

¿Cuáles son los accidentes en coche más comunes?

Las compañías aseguradoras son una fuente inagotable de información de la que podemos nutrirnos y descubrir muchas de las cosas que suceden en la carretera en nuestro país. Aunque los accidentes en coche más comunes están relacionados con el exceso de velocidad, hay muchas otras causas bastante comunes que existen con más frecuencia de la que pensamos.

Los despistes en la carretera suelen acabar en accidente. La Federación Española de la Seguridad Vial aseguró que al menos un 45% de los conductores suele despistarse. Cansancio, atender otras cosas en el coche, escuchar música demasiado alta o atender al móvil, son las causas de los accidentes más comunes derivados de los despistes.

La falta de un correcto mantenimiento en el coche es otra de las causas más comunes que acaban en accidente. La utilización incorrecta de combustible, el estado de los neumáticos o las suspensiones encabezan el ránking en estos casos, cosas fácilmente subsanables y que proporcionan la máxima seguridad al volante.

En las ciudades, los impactos contra bicicletas o con los patinetes eléctricos es algo que se está tornando cada vez más común, algo que no debería suceder en ningún momento. Asimismo, hay que decir que no toda la culpa la tienen siempre los conductores, en más de una ocasión, las personas que van en bicicleta o patinete no llevan ninguna medida señalizadora ni de seguridad.

Para finalizar, no podemos olvidarnos de las condiciones climáticas. La lluvia, niebla y baja visibilidad, fuertes vientos, etc., inciden en la forma de conducir en cada estación del año y eso puede acabar provocando accidentes.

Leer más