Correa de distribución, una avería bastante cara

Cuando tenemos un coche, sabemos que estamos expuestos a sufrir un accidente en cualquier momento o una avería. En cualquier caso, siempre es una buena idea contar con un taller con coche de sustitución para que, si algún día tenemos un problema con el coche, no perdamos nuestra movilidad.

En un coche puede haber averías y averías, pero una de las que más debemos temer es la rotura de la correa de distribución, algo que puede salir bastante caro, no por la correa sino por el trabajo que cuesta reparar esta avería.

Rotura de la correa de distribución

Lo peor de todo es que es un elemento que en muchas ocasiones no da ninguna señal de que se encuentra en mal estado, se rompe y ya está. Además, aunque no lo parezca, es una de las averías más habituales que pueden tener los vehículos.

¿Se puede saber cuándo está a punto de estropearse? No podemos saberlo con seguridad, pero sí podemos hacernos una idea. Por ejemplo, debemos estar atentos a cualquier clase de ruido o comportamiento anómalo del coche. Eso sí, partiendo de la base que debemos cambiarla cuando lo recomiende el fabricante, algo que puede oscilar entre los 60.000 y los 150.000 kilómetros, pero todo eso depende de cada clase de coche.

Si podemos echar un vistazo a la correa podemos ver si existe alguna clase de grieta, lo que, sin duda, irá a más y tendremos que cambiar la correa. También debemos fijarnos en si la transmisión hace ruidos raros, si el coche estando en ralentí parado tiene vibraciones bastante notables o incluso si existe alguna clase de dificultad para poner en marcha el coche. Todo esto pueden ser señales de que la correa de la distribución está llegándole el momento de ser sustituida antes de que se estropee del todo.

Leer más

¿De quién son los coches de cortesía de los talleres?

Hoy en día, contar con un taller con coche de sustitución es algo cada vez más común, especialmente actualmente en el que el coche es más que una necesidad que un lujo. Todo el mundo necesitamos movilidad, sobre todo para el trabajo y quedarse sin él por tener que llevarlo al taller es algo que puede provocarnos más de un perjuicio.

¿Quién se hace cargo de los coches de cortesía?

Muchas personas se preguntan si lo del coche de sustitución es una invención de las compañías aseguradoras para que los clientes vayan a determinado taller. Hay que decir que no se trata de algo de las aseguradoras sino de los propios talleres, siendo la respuesta a un servicio muy demandado por los clientes.

Se puede decir que es un servicio que marca la diferencia, siendo una ventaja competitiva y seguramente que en el futuro será una exigencia para todos los talleres. El coste de los vehículos de cortesía es un corte para cada taller, lo que deja patente su profesionalidad y la preocupación de ofrecer a todos los clientes un servicio de máxima calidad, algo que todos agradecen,

Asimismo, muchas personas se preguntarán cómo se pueden compensar estos gastos ofreciendo esta clase de servicios a la gran mayoría de ellas. Los talleres, debido a que asumen ese coste, deben trabajar más y mejor, procurando ser más productivos y también reducir los gastos en otros productos.

En ocasiones, suele suceder que los clientes dejan un coche de gama alta y esperan que el coche de cortesía sea igual o mejor que el que dejan en el taller para reparar, pero hay que recordar que se trata de un vehículo de cortesía para que los clientes no se queden sin posibilidad de movilidad durante el tiempo que está su coche en el taller.

Leer más