Tiempo que puede tardar el seguro en reparar un vehículo tras un accidente

Una de las preguntas que se hacen muchas personas cuando tienen un accidente con otro coche es acerca del tiempo que tiene el seguro para reparar el vehículo. Es en este caso cuando un taller con coche de sustitución juega un papel de gran importancia para no quedarse sin coche.

Lo que puede tardar el seguro en reparar un vehículo tras un accidente

Para una persona que necesita el coche para poder moverse por la ciudad o para acudir a su puesto de trabajo en caso de que éste quede lejos de su vivienda, dejar el coche días en el taller puede ser un suplicio, sobre todo si no se cuenta con un taller con coche de sustitución.

En este caso, la Ley del Contrato de Seguro tiene establecido un plazo de tiempo de 40 días desde la recepción de la declaración del siniestro, para que el asegurador pueda satisfacer al menos el importe mínimo de la indemnización que pudiera corresponder después de las peritaciones pertinentes que hay que hacer para establecer la existencia del siniestro y también el importe de los daños que resulten del mismo.

El plazo puede quedar reducido a 15 o 20 días cuando la reclamación de los daños del vehículo se haga efectiva mediante los Convenios de Indemnización que hay suscritos entre las compañías aseguradoras.

En lo relacionado con la reclamación a la aseguradora del responsable del siniestro por secuelas, lesiones, daños o perjuicios que se derivan del siniestro, hay que efectuar una petición de oferta motivada de indemnización y que la compañía aseguradora tiene un plazo de 3 meses para poder contestar.

Así aparece en la Ley 35/2015 de 22 de septiembre de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios provocados a las personas en cualquier accidente de circulación.

Leer más

Elementos que tarde o temprano cambiarás de tu vehículo

No importa lo que cuidemos nuestro coche, con el tiempo y el uso, las piezas acaban envejeciendo y desgastándose, lo que hace que tengamos que dejar el coche en el taller para que las cambien. En ocasiones serán piezas que se sustituirán al momento, en otras, lo mejor es buscar un taller con coche de sustitución porque el cambio de determinadas partes del motor, además de complejas, lleva tiempo.

Las piezas más comunes que se cambian en un vehículo

Unas de las piezas que acabaremos cambiando todos con el paso del tiempo es el sistema de aire acondicionado en caso de que se le dé demasiado trabajo, aunque normalmente vale con una recarga del sistema. Lo que sí hay que hacer es cambiar los filtros del aire acondicionado, algo que suele hacerse cada 15.000 kilómetros o una vez al año.

Cada 65.000 kilómetros le llega el turno a los amortiguadores, aunque se aconseja una revisión cada 20.000 kilómetros. En este caso no vale con cambiar uno solo, hay que cambiar la pareja, es decir, si se tiene que cambiar el delantero derecho, también hay que cambiar el delantero izquierdo y lo mismo sucede con los traseros.

Los sistema de iluminación hay que cambiarlos cada 50.000 kilómetros aproximadamente o cada dos años, aunque hay algunas lámparas que suelen durar prácticamente el doble, aunque hay que revisarlas correctamente.

La correa de la distribución se debe cambiar tarde o temprano, dependiendo del modelo de cada coche. Lo más aconsejable es cambiarla como máximo a los 120.000 kilómetros, aunque suele hacerse a los 100.000.

Los rodamientos de las ruedas también se cambian, aunque están tan bien hechos y duran tanto tiempo que pueden llegar a superar una vida útil de unos 500.000 kilómetros. Si has tenido la suerte de tener un coche que te haya aguantado tantos kilómetros o bien es una herencia de familia, ya sabes lo que toca hacer con ellos.

Leer más