Pólizas de coche de sustitución en los seguros

Hoy en día, antes de firmar un seguro de coche, hay que leer bien todas y cada una de las cláusulas del contrato y contratar únicamente los servicios que se pudieran llegar a necesitar, con lo que evitar pagar más de la cuenta y ajustar el precio al máximo. Una de las pólizas que debe tener el seguro es la del taller con coche de sustitución, para que cuando tengamos que dejar el coche en el taller y necesitemos movilidad, el propio taller nos proporcione una alternativa.

Lo que debes saber sobre estas pólizas

Cada aseguradora tiene sus propias normas y criterios y que den un coche de sustitución cuando nuestro coche esté en el taller dependerá no solo de la aseguradora sino también de las características del vehículo, del accidente, del modelo y de las coberturas que hayan sido contratadas.

Para que el taller proporcione un coche de sustitución no vale con llevar el coche a cambiar las ruedas por ejemplo, hay algunos seguros que piden que el vehículo haya tenido un accidente, otros les vale con tener que pintar el coche, algo que se hace de un día para otro tranquilamente. Estos son aspectos que hay que tener muy en cuenta con la aseguradora y el contrato antes de formalizarlo.

¿Qué clase de accidente hay que tener para conseguir un coche de sustitución? Depende de nuevo de la póliza contratada con la compañía de seguros. Algunas pólizas solamente cubren en caso de que el siniestro sea culpa del propio usuario aunque hay otras aseguradoras que vale que el accidente sea responsabilidad de terceros o que haya sido por robo o un acto de vandalismo serio, por ejemplo.

No olvides la importancia que tiene esta póliza, además no es muy cara, por lo que podrás incluirla en el contrato para no quedarte sin vehículo en caso de que tengas un accidente con el tuyo.

Leer más

Cómo cuidar el motor de un coche

Aunque hoy en día cuando el coche tiene una avería en el motor se puede contar con un taller con coche de sustitución, lo mejor es evitar problemas proporcionándole un correcto mantenimiento. Esto no solo hará que evitemos llevarlo a un taller sino que conseguiremos que el coche tenga una vida operativa más larga.

Consejos para cuidar el motor del coche

Debemos tener en cuenta que el motor es el corazón del coche y que, al igual que nuestro corazón, hay que cuidarlo correctamente. Por ello, algo muy importante es seguir las recomendaciones del fabricante del vehículo, lo que nos ayudará a que su funcionamiento sea óptimo.

En el momento de poner en marcha el coche, sobre todo en los días en los que hace más frío, hay que esperar unos minutos a que el motor caliente, evitando dar acelerones. Esperando unos minutos no solo calentará el motor sino que todos los líquidos podrán alcanzar una temperatura o estado óptimo para poder cumplir perfectamente con su función.

Cuando ya se esté en carretera, lo más recomendable es la utilización de las marchas más altas y se debe evitar dar frenazos o hacer cambios de marcha que resulten bruscos. Usar el freno motor es importante cuando se baja una pendiente, de esta forma ni se fuerza el motor ni tampoco los frenos del vehículo.

No hay que olvidarse tampoco de realizar una limpieza periódica del motor, pero esto no quiere decir que haya que desmontarlo sino hacerlo por fuera algo que podemos aprovechar para ver si existe alguna clase de fuga, si están bien conectados los manguitos o cables o incluso si hay alguna clase de fisura en la culata.

Lo último que os recomendamos es comprobar de forma periódica el nivel de los líquidos necesarios para el correcto funcionamiento del coche como el aceite, refrigerante, líquido de frenos, agua para el radiador, etc. y cambiarlo cuando lo recomiende el fabricante.

Leer más