Junta de culata, una de las peores averías del coche

motor cocheContar con un taller con coche de sustitución cuando se tiene una avería como la de la junta de culata es indispensable porque mientras se repara podremos seguir desplazándonos. Esta clase de avería, además de cara, es bastante difícil dado que se tienen que desmontar diferentes piezas del motor y da bastante trabajo al mecánico o mecánicos que se encarguen de su arreglo.

Causas del por qué se puede averiar la junta de culata

Si nos preguntamos por qué puede estropearse la junta de culata puede ser porque el motor puede llegar a temperaturas demasiado altas. Esto puede provocar una avería por deterioro debido a la temperatura más alta de la que puede llegar a soportar.
Si el motor se sobrecalienta demasiado, la avería con la junta de culata es prácticamente segura porque se pierde líquido refrigerante. En el momento en el que el motor sube demasiado de temperatura, salta un aviso en el cuadro de mandos del coche, algo a lo que hay que hacer caso, no solo por nuestra propia seguridad sino por nuestra economía.
Otra posible causa del por qué esta pieza tan importante del vehículo puede sufrir una avería es que se encuentre mal ajustada dentro del motor, un peligro al que no debemos estar expuesto.
Si no lo está, en el momento en el que el coche se encuentre en marcha, la junta de culata comenzará a recibir impactos debido al propio movimiento del motor así como quemaduras ocasionadas por los gases que se producen durante la combustión, algo que puede hacer que la pieza se desgaste.
Para finalizar, hay que recordar que si la junta de la culta no se encuentra bien ajustada, ésta perderá su elasticidad y la capacidad natural de poder asimilar los movimientos del propio motor cuando el coche está en marcha.

Leer más

Qué hacer cuando los frenos del coche hacen ruido

freno de cocheEn ocasiones, contar con un seguro que ofrezca taller con coche de sustitución es muy importante, sobre todo cuando se producen imprevistos en el vehículo, como por ejemplo que los frenos del coche comiencen a hacer demasiado ruido.
A pesar de que los ruidos o chirridos cuando se activan los frenos del coche pueden ser algo relativamente normal, en muchas ocasiones tiene que ver con alguna clase de problema.

Causas del ruido en los frenos del coche

Normalmente, una de las causas más comunes del ruido en los frenos se encuentra en las pastillas de freno. Cuando están muy desgastadas o en malas condiciones, es posible que cuando se friccionen contra los discos, se provoquen esos ruidos tan molestos.
Tener los frenos en mal estado hace que se aumente el peligro de que fallen y se pueda producir un accidente, por eso es importante llevar el vehículo a un taller para evitarlo y apostar por nuestra seguridad.
Si no se realiza un correcto mantenimiento del vehículo, se puede acumular demasiada suciedad, o humedad, en los frenos, haciendo que se reduzca notablemente la efectividad que tendrá el vehículo a la hora de frenar.
Por otro lado, también puede tener que ver la forma de conducción. El hecho de que se abuse del sistema de frenos puede ser un problema porque puede abusarse del sistema de frenos, lo que puede provocar un desgaste prematuro de unas piezas que, teóricamente, deberían durar bastante tiempo.
Cuando se utilizan demasiado los frenos, las pastillas pueden exceder su límite de temperatura e incluso llegar a cristalizar la superficie que tienen para contacto con el disco. Esto hará que la efectividad a la hora de frenar se vea seriamente mermada y siendo un peligro, especialmente en carretera.
Por ello, cuando notemos que los frenos no van como debieran o hacen demasiado ruido, lo mejor es llevar el vehículo al taller para una revisión o un cambio de frenos si fuese necesario.

Leer más