Sistemas de seguridad para niños

Al igual que cuando tenemos un accidente o llevamos el vehículo a realizar una revisión a un taller con coche de sustitución, también hay que tener en cuenta muchos otros aspectos en nuestro vehículo, como por ejemplo llevar una presión correcta de las ruedas, contar con los chalecos y triángulos obligatorios o si se tienen hijos tener un buen sistema de seguridad para protegerles, entre otros detalles.
En este caso nos vamos a quedar con ese apartado de la seguridad infantil a bordo de un coche, algo que hay que tener muy presente si se tienen niños.

La importancia de los sistemas de seguridad infantiles en el coche

Los niños son las personas más débiles que pueden ir en un coche, por ello, hay que extremar las medidas de seguridad para que si se produce un accidente, el pequeño esté completamente seguro.

Si por causa de fuerza mayor el niño tiene que ir con la sillita delante, es recomendable desactivar el airbag de ese lado porque podría afectar negativamente a la estabilidad de la silla en caso de accidente frontal, aunque lo más recomendable es colocar la sillita en la parte trasera.

Los cinturones de seguridad son uno de los sistemas de seguridad que deben tener todos los coches, incluso en los asientos traseros. Son uno de los seguros de vida en caso de un accidente frontal porque impiden que salgan disparados hacia el parabrisas delantero o contra el asiento.

Si hay una medida o sistema de seguridad para niños que no debe faltar en un coche es el ISOFIX, un sistema de sujeción entre las sillas de seguridad infantiles y los asientos de los vehículos. Los asientos infantiles de calidad cuentan con varios anclajes que se enganchan en unos conectores que se encuentran ubicados en el asiento del coche, entre el respaldo y el propio asiento.

Esta medida es una de las más aclamadas actualmente dado que proporciona la máxima seguridad tanto para el niño o niña como para el resto de ocupantes dado que ni el pequeño ni la sillita saldrán proyectados hacia adelante en caso de un accidente.

Leer más

Recomendaciones para alargar la vida de tu vehículo

Si llevamos el coche al taller para que nos hagan una revisión y solicitar coche de sustitución es una buena señal porque revela que somos personas que nos preocupamos por el buen funcionamiento del coche.

Tips para que el coche tenga una vida útil más larga

A veces no es suficiente con llevar el coche al taller para que le hagan una revisión periódica, también depende de nosotros el poder dar un buen uso al vehículo para que tenga una vida útil más larga.

Para ello hay que cuidar el motor, independientemente de la clase de motor que sea. Debemos evitar realizar acelerones innecesarios, aumentar la temperatura del motor o incluso no revisar el estado de los líquidos. Con ello conseguiremos que el motor no se sobrecaliente o se quede sin líquidos, lo que podrá poner en peligro su buen funcionamiento y nos durará mucho menos tiempo del que se espera.

Las malas costumbres con el cambio de marchas puede ser otro problema que acortará la vida de nuestro vehículo. Un gesto tan sencillo y aparentemente inofensivo como circular con la mano apoyada en la palanca de cambios puede afectar a la larga al sistema y estropearse.

Lo mismo sucede si se conduce con el pie apoyado ligeramente sobre el pedal del embrague, algo que debemos intentar evitar si queremos que el coche nos dure más tiempo.

Los frenos son otro de los elementos que debemos cuidar. Hay que frenar correctamente, sin excesos y procurar no hacerlo pisando a fondo cuando los frenos estén fríos dado que puede que incluso se puedan llegar a doblar los discos. Debemos preocuparnos también de cambiar las pastillas de freno cuando estén desgastadas para evitar dañar los discos de freno.

Tampoco hay que olvidarse de cuidar la suspensión, evitando circular a gran velocidad por zonas que no estén correctamente asfaltadas, por ejemplo. No hay que dar volantazos o derrapar, ni aunque sea en un espacio cerrado donde no haya nadie.

El coche no solamente debe estar limpio por fuera sino también por dentro e incluso también hay que limpiar el motor para evitar que la suciedad se acumule y pueda afectar a alguna de sus piezas.

Para finalizar, los neumáticos deben ser cuidados en todo momento, sobre todo porque es el único punto con el que el coche toca el pavimento y mediante los cuales nos podemos desplazar. Cambiar los neumáticos cuando estén muy gastados (con un dibujo inferior a 1,6 milímetros) es primordial, así como mantener una correcta presión de cada rueda.

Leer más